News Archives

Edición especial para familias de personal militar

4/15/2003 News media contact: Amanda Bachus (615) 742-5490

Cómo enfrentar el despliegue de una persona amada
Cómo ayudar a los hijos de personal militar que está en la guerra
Los capellanes ofrecen su ayuda durante el tiempo de conflicto
Directrices de la Junta General de Educación Superior y Ministerio ayudan a las iglesias con pastores en el servicio militar
Wesley aborrecía el azote de la guerra
¿Qué necesita para ser un capellán en el ejercito?
Declaración del Consejo Latinoamericano de Iglesias sobre la guerra en Irak



Cómo enfrentar el despliegue de una persona amada

¿Cómo hacer frente a situaciones en el hogar cuando una persona amada se va a la guerra? Esas situaciones pueden ser muy emotivos y estresantes. Es necesario estar preparado/a para esta difícil realidad y poder disminuir el impacto emocional, financiero y social. Las siguientes sugerencias le ayudarán a prepararse para la separación:

Cómo llevar las cuentas del hogar
Haga una contabilidad de sus cuentas mensuales y de otros gastos importantes para estar informado de sus obligaciones financieras. Recuerde que debe incluir:

El Alquiler: Es generalmente un gasto fijo de cada mes. Sin embargo, infórmese cuándo expira su contrato de alquiler. Un aumento de alquiler puede ocurrir durante el tiempo en que la persona amada esté ausente.

Gastos diarios: Haga una lista de todos sus gastos incluyendo los comestibles, la gasolina, la ropa, la escuela y sus gastos de diversión.

Pagos y préstamos: Sume los pagos por préstamos o saldos de cuentas de sus tarjetas de crédito.

Ahorros: Abra una cuenta de ahorros. Asegúrese de guardar dinero para cualquier emergencia o gastos inesperados.

Asuntos bancarios: Establezca un sistema de depósito directo de su cheque a su banco. Si es posible, deposite sus cuentas corriente y de ahorro en un solo banco. Esto hace más fácil el proceso de transferencia de dinero de/a sus diversas cuentas; particularmente si tiene acceso a sus cuentas por la web.

Seguridad: Haga inspecciones rutinarias de seguridad dentro y fuera de su casa, incluyendo las cerraduras, las alarmas contra incendio (verifique las baterías), luces afuera, llaves, repuestos, etc.

Antes del despliegue haga una lista para verificar y asegurar que tiene la información necesaria de sus:

· Documentos para su vehículo y cómo remediar problemas del coche.
· Asuntos legales como tutela, testamentos y localización de documentos importantes.
· Información del contacto y fechas importantes.
· Necesidades especiales como medicinas, cuidado de los niños después de la escuela, cuidado de animales domésticos, etc.
· Arreglos para niños y adultos dependientes.

Necesidades físicas y emocionales:

El miedo, la tristeza, la ansiedad y la soledad son muy comunes cuando una persona amada está ausente. Estas sugerencias le ayudarán a mantenerse ocupado/a y enfocado/a positivamente:

· Sea paciente consigo mismo y con su familia. Deje de preocuparse por cosas pequeñas.
· Comparta su tiempo con la familia y sus amigos, y acepte su ayuda.
· Haga tiempo para relajarse y descansar.
· Sirva en su comunidad como voluntario. Dar a la comunidad provee una salida social, emocional y espiritual.
· Aumente sus ingresos y manténgase ocupado(a) o empiece un trabajo a tiempo parcial.
· Forme parte de un grupo de apoyo para personas que tienen familia en el servicio activo. Hable con personas en circunstancias similares que pueden ayudarle.
· Mantenga su rutina normal. Prepare sus comidas diarias y mantenga su mismo horario.
· Salga a caminar o participe en una actividad física cada día.
· Consulte con su médico si tiene algunas preocupaciones sobre su salud.

Apoye a su persona amada
Maneras de apoyar a su persona amada:

Compartir eventos diarios: Es importante compartir los eventos de su familia con la persona amada. Simplemente compartiendo las actividades de su día o un evento significativo, establecerá una conexión fuerte con su hogar al familiar que está fuera.

Enviar cartas: Nada es mejor para un militar desplegado a una guerra que recibir una carta de su familia. Ya sea un correo electrónico o una carta escrita a mano, las palabras de aliento y el apoyo constante son importantes.

Planificar una reunión familiar: Convoque a toda su familia a una reunión cuando su persona amada regrese de la guerra. Demuestre su apoyo y amor para la persona amada.

Recursos Disponibles: Hay muchos recursos disponibles para ayudarle a usted y a su familia sobrellevar las dificultades causadas por la separación del despliegue. Información y recursos en el Internet incluyen:

Grupos afiliados para las fuerzas armadas:
US Air Force (Fuerza Aerea de los Estados Unidos): www.af.mil/
US Army (Armada de los Estados Unidos): www.army.mil/
US Army Reserve (Armada de reserva de los Estados Unidos): www.army.mil/usar/
US Coast Guard (Guardacosta de los Estados Unidos): www.uscg.mil/
US Dept. of Defense Link (Departamento de Defensa): www.defenselink.mil/
US Marine Corps (Cuerpo de Marinos de los Estados Unidos): www.usmc.mil/
US Navy (Servicio Naval de los Estados Unidos): www.navy.mil/

Otros recursos militares:

· Guía de Separación y Preparación para la Familia: www.afcrossroads.com/famseparation/
· Centro de Apoyo para la comunidad y la familia del ejercito: www.armymwr.com
· Alivio en emergencia (provee asistencia financiera del ejercito para las reservistas y miembros de la familia): 200 Stovall St., Alexandria, VA 22332. Tel: 1 (703) 428-0000. En la red: www.aerhq.org
· La sociedad de alivio de la Armada y los Marinos: (provee asistencia financiera y educativo a personal de la armada y sus familias): www.nmcrs.org
· La Sociedad de Ayuda de las fuerzas aéreas: www.afas.org
· Asistencia mutual de los guardacostas: www.cgmahq.org
***

Cómo ayudar a los hijos de personal militar que está en la guerra

Los despliegues son muy estresantes para las familias de una persona que va a la guerra. Los más afectados son los niños.

Lo más importante para los padres preocupados por su familia es que la conducta de su niño, aunque angustiosa, sea lo más normal posible. Los niños no pueden responder al cambio de la misma manera que los adultos, y es improbable que digan: "Papá, estoy triste porque "mami" no está aquí, y tengo miedo que no regrese".

Información útil:

· Cuando la mamá despliega, el niño "se apega" al papá. El niño parece tener miedo de ir a la escuela, le afecta si pierde de vista al papá, y quiere dormir en la misma cama. Esto puede sugerir que el niño tiene miedo a que su papá también se vaya. El papá debe tranquilizar al niño y pasar tiempo con él. El papá debe asegurarle al niño que no se irá, y que mamá regresará tan pronto como sea posible.

· Otra situación muy común es cuando un niño que generalmente es muy tranquilo y obediente, de pronto se vuelve en un "monstruo" desobediente. Puede ocurrir que sus notas en la escuela y su comportamiento empeoran, golpea a otras personas, rompe las reglas, etc. Este comportamiento no es malicioso ni manipulador, sino nace de la incertidumbre. La disciplina constante es crucial. Mamá no está ahí, pero las reglas y consecuencias que existen para asegurar la seguridad del niño no han cambiado. Lo que proveerá consuelo y normalidad a los niños.

Si usted es un padre o una madre que está siendo desplegado/a, aquí le ofrecemos unos consejos generales para ayudar al niño/a hacer frente a su ausencia:

· ¡Manténgase en contacto! Ambos padres deben enviar cartas, videos y fotos. Una carta escrita directamente a su niño en un sobre con su nombre es invalorable. Exprese sus sentimientos con palabras amorosas como: "Te amo, te extraño, etc."

· El padre o la madre que está en casa debe preguntar al niño/a sobre lo que siente por el padre ausente. Asegúrese de afirmarle que cualquier sentimiento es bueno.

· Obtenga una copia de un libro favorito de su niño, léalo y grábelo en una cinta y envíelo a su niño/a.

· El padre o la madre que se queda debe planear paseos especiales a menudo.

· El padre o la madre que se queda debe ponerse en contacto con los maestros para controlar el comportamiento en la escuela. Muchas bases militares ofrecen programas especiales para las familias de los desplegados. Llame al centro de apoyo para familias en su base.

· Busque las palabras "niño" y "despliegue" en la web. Encontrará material abundante.

Sabemos que la vida para el militar desplegado es difícil, pero tendemos a olvidarnos que sus familias también son afectadas. Es importante controlar su propio estrés, y debemos comprometernos a atenuar el estrés de las personas más jóvenes.
***
Los capellanes ofrecen su ayuda durante el tiempo de conflicto
Mientras las fuerzas militares se enfrentan a la guerra contra Irak, los capellanes Metodistas Unidos apoyan a los soldados en el campo de batalla y a sus familiares durante esta separación emocional.
"Todos los soldados que van tienen una misión. Sabemos porque estamos allí y lo que tenemos que hacer", dice el Capellán, Comandante Jo Ann Mann, instructora en la Escuela de Capellanía para el Ejercito en Fort Jackson, Carolina del Sur. "Los miembros de la familia se quedan en la misma casa, sin su soldado; asisten a la misma iglesia, pero el lugar al lado de ellos está vacío; compran comestibles como de costumbre, para una persona menos, y realizan solos (as) todas sus actividades que compartían entre los dos.
"Cuando desplegamos para ejercicios de entrenamiento, nuestras familias tienen una fecha programada de regreso, y saben que deseamos traer de regreso a sus hogares a sus seres queridos y en la fecha proyectada", ella comenta. "Cuando desplegamos para la guerra, no hay una fecha de regreso para marcar en el calendario, y siempre existe el miedo que su persona amada no regrese. Familias de militares acostumbran hacer frente a las separaciones, pero ir a la guerra es más que una separación".
Los capellanes se reúnen con los soldados antes de su partida, proveen cuidado pastoral a sus familias y dirigen sesiones familiares durante la ausencia de los soldados. Los capellanes también se preparan y sus propias familias pasan por la misma incertidumbre y miedo que significa salir para la guerra.
"Es un ministerio igual de intenso, pero no recibe el reconocimiento, ni recibe un premio", Mann añade.
Cuando los soldados despliegan, todos quieren ver el capellán, ella dice.
Los capellanes dirigen reuniones informativas con los soldados antes de su despliegue y de su regreso. En ambas ocasiones, tratan de orientar al personal militar como prever situaciones que podrían ocurrir mientras están fuera.
"Incentivamos la comunicación", Mann dice. "Se tiene una idea de lo que podría pasar y cómo podríamos solucionarlo, nadie está con los ojos vendados".
Ella usa historias verídicas para ilustrar problemas potenciales a los soldados.
"Relató el caso de un soldado que desplegó por seis meses. Él tenía una hija de 11 o 12 meses. Mientras estaba fuera de casa, a la niña se le olvidó quien era su padre.
"A su retorno, mientras su familia lo esperaba, después de bajar las escaleras, él vio a su familia, extendió sus brazos para abrazar a su niña pero ella su puso a gritar", Mann dice. "Para él esto fue devastador".
"Durante las reuniones informativas hablamos, a veces, de que los niños podrían olvidarles". Antes del despliegue, los capellanes discuten maneras de mantener contacto con la familia. Una sugerencia que ella ofrece es que graben en cassettes con su propia voz cuentos a sus hijos para la hora de dormir y para que los niños puedan oír la voz del padre o la madre.
Mantener contacto con la familia y hablar de las expectativas es importante, dice Mann.
Ella cuenta de un soldado que se preparaba a regresar a su hogar y esperaba con ilusión nada más que abrazar a su esposa, ducharse y dormir en su propia cama. Su esposa, también ilusionada pero no con las mismas deseos, planificó una fiesta de sorpresa.
"Cuando él cruzó la puerta, y ella encendió la luz, 30 personas estaban gritando, 'Bienvenido!' Este soldado aceptó la sorpresa con gracia", ella dice, riendo.
Si habla de sus expectativas de antemano, puede evitar algunos de esos escollos, ella añadió.
Los capellanes también tienen familias, y el despliegue plantea un problema para ellos. "Tenemos que preparar a nuestras propias familias, y esa es la hora cuando todo el mundo quiere hablar con uno", Mann comenta.
Su mentor le enseñó como apartar tiempo para estar al lado de su familia. "Él me enseñó que no puedes hacer todo por ti mismo, tu solo. Cuando uno es joven, uno quiere hacerlo todo y no nos damos cuenta que no podemos dar todo a cada persona".
La cosa más importante para recordar, ella dice, es trabajar en equipo.
***
Directrices de la Junta General de Educación Superior y Ministerio ayudan a las iglesias con pastores en el servicio militar
La movilización de las fuerzas militares de servicio hacia Afganistán y hacia Irak son situaciones muy estresante para las iglesias Metodistas Unidas cuyos pastores sirven como capellanes.

En respuesta, la Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados de la denominación ha modificado y actualizado sus directrices para ayudar a los capellanes, a congregaciones locales y al gabinete de los obispos a cooperar con los pastores llamados al servicio activo en los programas de reserva de la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas.

Según el Rdo. Greg Hill, director de apoyo en esa sección, la guía fue recientemente modificada pocos días después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Ahora la guía informativa cubre asuntos diversos, como la relación con la conferencia anual, la duración de la movilización militar, cómo ayudar a la familia del capellán y preguntas sobre alojamiento, beneficios de salud y pensiones. La guía también sugiere maneras para ayudar a los capellanes antes del despliegue, durante el servicio activo y después del regreso. Contiene recursos ampliados y lazos de información adicional.
Con la movilización voluntaria, un capellán responde a una petición de movilización que podría ser rechazada o podría iniciar un servicio voluntario por si solo/a. "La movilización voluntaria debe estar de acuerdo entre el obispo, el gabinete, el personal y el comité de relaciones pastor-parroquia y el capellán que una movilización podría ocurrir en cualquier momento", Hill dijo.

La movilización involuntaria ocurre cuando la unidad del capellán está activa para el servicio o un capellán en reserva individual es llamado para el servicio activo.
Las directrices ayudan a la iglesia a entender sus obligaciones bajo el Acta de Empleo para Servicios Uniformados y Derechos de Reempleo de 1994. La iglesia no está exenta de proveer una posición comparable, la restauración del trabajo y beneficios continuados a un empleado que regresa del servicio militar. Los obispos y gabinetes deben reintegrar al pastor que regresa a una iglesia o un cargo comparable al que servía antes de la movilización.

Cuando las directrices fueron escritas en 2001, los capellanes y unidades en reserva salían al servicio activo hasta 90 días. Hoy, por causa de la guerra en Irak, las tropas serán movilizadas de 180 días hasta dos años. Con el nuevo plan se enfrentan períodos más largos de servicio militar, Hill comentó.

La Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados respalda a los ministros ordenados a servir como capellanes y consejeros pastorales en otros sitios como instituciones correccionales y centros de cuidado mental y de salud.
Hill, quien ha sido director de apoyo desde el 1ro de enero, quiere saber si los capellanes, los Obispos y las Juntas de Ministerio Ordenado consideran dificultosas las nuevas directrices. "Necesitamos sus comentarios porque ésta es una corrección importante", él dijo. "No sabemos si esto es perfecto. … En el futuro, las cosas como las leyes y las pólizas podrían cambiar, pero estamos en el punto donde debemos estar ahora".

Las directrices completas de la Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados están disponibles en: www.gbhem.org/chaplains.

Los líderes y miembros de la Iglesia Metodista Unida "necesitan orar por todo el personal militar, sus familias y los capellanes mientras los capellanes están en el campo de batalla", comentó Hill.

La Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados y la sección de la adoración de la Junta General de Discipulado han sido abordadas con peticiones por oraciones y por recursos de adoración. En respuesta a la cantidad de peticiones, Hill ofrece "Oraciones para Hoy" en la web. La oración es una forma de apoyo a los capellanes mientras ellos están en el servicio activo militar.

La sección de Adoración de la Junta General de Discipulado ha creado una orden de servicio para el personal militar y para el capellán en reserva llamado al servicio activo. La sección de adoración también tiene recursos adicionales para la adoración, incluyendo "Orar por la Paz Enfrentando la Guerra". Estos recursos están disponibles en: www.gbod.org/worship.

Para Hill, el apoyo a los capellanes es su mayor preocupación. Él dijo que las Iglesia Metodistas Unidas deben poner el cuidado pastoral antes que a la política.
"Durante la Guerra en Vietnam, habían soldados que sentían que no eran bien recibidos en la iglesia", él dijo. "Ruego que no excluyamos a los miembros militares, porque ningunos de ellos toman parte en las decisiones de alto nivel.
"Pedimos que la Iglesia Metodista Unida sea agradecida por el servicio fiel que proveen nuestros militares. Pedimos también que el liderazgo y la membresía de la Iglesia Metodista Unida oren por todos los líderes del mundo, a que tomen las mejores decisiones para sus pueblos que resulten en la paz".

Para más información, contáctese con la Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados, la Junta General de Educación Superior y Ministerio, P.O. Box 340007, Nashville, TN 37203-0007; llame al: (615) 340-7411; o envíe correo electrónico a: ghill@gbhem.org.
***
Wesley aborrecía el azote de la guerra
El testimonio del metodismo por la paz y la justicia social en estos tiempos convulsionados es un imperativo del Evangelio -tal como era para el fundador del movimiento en su época, Juan Wesley.
En aquellos tiempos donde el uso de la espada parecía ser la única alternativa para resolver conflictos internacionales, Wesley habló claro en contra de lo que él consideró la locura de la guerra. Aunque no era un pacifista, no obstante creyó que la guerra era "una horrible maldición" a la humanidad. La describió como un rechazo - aun la crucifixión - a los atributos más altos de la civilización; como una rebelión contra la humanidad y contra Dios.

"La guerra es un reproche horroroso al cristiano - sí, al nombre de los hombres, a toda razón y a la humanidad", Wesley dijo. Y cuando la guerra estalla, Dios es olvidado. "Mientras este monstruo acecha incontrolado, ¿dónde está la razón, la virtud, la humanidad? Las cuales son totalmente excluidas", él añadió.

En 1758, durante la Guerra de los Siete Años - Francia y Austria luchaban contra Inglaterra y Prusia - los hermanos Wesley, Juan y Charles, publicaron sus "Himnos de Intercesión por toda la Humanidad". Los siguientes versos reflejan su punto de vista del conflicto armado: "Lamentamos ver nuestra tierra,/ Con torrentes de maldad rebosantes./ Donde los hombres, como demonios, arrancan a los otros,/ En toda la furia infernal de la guerra".

En 1759, Wesley se dirigió a Knowle, cerca de Bristol, para ver un grupo de prisioneros franceses de la Guerra de los Siete Años. Cuando se dio cuenta que 1.100 de ellos no tenían camas ni cobijas, Wesley recaudó fondos para comprar lino y tela de lana para hacer ropa, la cual repartieron a los prisioneros de guerra.
Más tarde, cuando los problemas con las colonias americanas se intensificaron, Wesley escribió una carta a Thomas Rankin y a otros predicadores en América, suplicándoles a usar su influencia y mediar por la paz. En 1776, durante el punto álgido de la guerra de la revolución, Wesley escribió un tratado donde describió vívidamente su aborrecimiento por la guerra.

Wesley no era el tipo de persona que ofrecía el consejo desde lejos sin estar preparado a ponerlo en práctica. Él exhortaba a los metodistas a que se abstengan de vengarse frente a la intimidación de la turba, y cuando él personalmente estuvo bajo ataque, siempre procuraba mantener una conducta pacífica y sin violencia.
Mientras la guerra con Irak se acrecientan en las imágenes, y por todo el mundo muchas personas salen en defensa por la paz, los Metodistas pueden emular el corazón de Wesley. Por otro lado, mientras continuamos afrontando la llegada de personas buscando asilo de países pobres, los gobiernos y las iglesias del oeste de Europa se enfrentan con decisiones difíciles sobre la vida humana, recordemos que Wesley era un amigo del extranjero en su tierra.

La comunidad metodista es, después de todo, amiga de todos y enemiga de nadie.
***
¿Qué necesita para ser un capellán en las fuerzas armadas?

Algunos pastores Metodistas Unidos quienes respondieron al llamado de Dios para ser capellanes militares se han sentido malentendidos y aun abandonados por sus iglesias.

Cuando les han preguntado, "¿Por qué está saliendo del ministerio?" un capellán pasa mas tiempo en trincheras, en barcos y en unidades de paracaidistas, que detrás del púlpito en la iglesia.

Los capellanes son entrenados a " ejecutar, proveer, cooperar sin compromiso y hacer todo para ayudar al personal militar", dice el Capellán Col. Samuel J.T. Boone, sub-comandante del Centro y Escuela de Capellanía en Fort Jackson, Carolina del Sur.

"Estos son hombres y mujeres talentosos/as, muy disciplinados, y con gracia a un contexto estimulante y potencialmente peligroso", dice la Rda. Pat Barrett, ejecutiva de la Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados.

"Además de estar en excelente condición espiritual -madurez espiritual es esencial en este ministerio - deben estar en excelente condición física para seguir el ritmo de las tropas. Deben tener los dones y las habilidades para el ministerio público y personal, cuidando los corazones y hablando con autoridad".
En la Iglesia Metodista Unida, los solicitantes a la carrera de capellanía a una rama militar deben obtener la aprobación eclesiástica de la Sección de Capellanía y Ministerios Relacionados de la Junta General de Educación Superior y Ministerio en Nashville, Tennessee. Los solicitantes deben ser pastores ordenados y en plena membresía en una conferencia anual y deben graduarse o se han graduado de una universidad o seminario oficial.

Los solicitantes de la capellanía del ejercito deben tener:

· Aprobación eclesiástica de su grupo de fe;
· Aptitud espiritual, moral, intelectual y emocional para servir como capellán;
· Comprensión de pluralismo religioso y la capacidad de proveer práctica libre de religión a todo el personal militar, sus familias y civiles que trabajan en el Ejercito;
· Una licenciatura con un mínimo de 120 horas de estudio;
· Una maestría en teología o una licenciatura en estudios de teología graduados, de por lo menos 72 horas;
· Ciudadanía estadounidense o residencia permanente;
· Excelente condición física aprobado por un examen militar para el servicio general.
Los ministros Metodistas Unidos ordenados puedan servir en el Ejercito a tiempo completo o como reservistas. Los capellanes entran al servicio como oficiales después de asistir al Curso Básico para Capellanes Oficiales.

"Algunas personas me dicen que eligieron ser capellanes como una manera de expresar su patriotismo; otras que conocieron a Cristo por medio de un capellán, quieren compartir de Cristo en esa comunidad; algunos crecieron en el servicio, otras fueron introducidos al ministerio por personal militar jubilado o reservistas en sus congregaciones. Pero todos aseguran que este es ante todo un llamado al ministerio", Barrett dice.
***
Declaración del Consejo Latinoamericano de Iglesias sobre la guerra en Irak

La intervención militar unilateral de una coalición liderada por Estados Unidos en Irak demuestra que vivimos en una nueva etapa histórica, en la cual la política internacional de la única superpotencia del planeta está guiada por una visión geopolítica y por la que se arroga el derecho de realizar guerras 'preventivas' allí donde existan o puedan existir eventuales amenazas a su seguridad nacional.

La intervención de Estados Unidos en Irak representa un severo golpe a la ya frágil credibilidad del sistema de Naciones Unidas que, a pesar de sus evidentes fallas y defectos, posibilitó en muchas instancias que las naciones civilizadas del planeta dirimieran sus diferencias en el marco del derecho internacional. Significa, además, una ruptura del frágil equilibrio de poder en el Mediano Oriente junto al inicio de una profunda fractura en la configuración geopolítica del planeta. Fractura que afecta y se extiende a otras potencias de Europa y Asia.
Esta guerra se ha realizado con el objetivo declarado de luchar contra el terrorismo y liberar al pueblo iraquí. El objetivo de "liberar" al pueblo iraquí constituye una grosera violación del principio de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. No se puede combatir la violencia con más violencia, ni imponer la democracia a punta de mísiles.

En las últimas semanas, nuestras iglesias han orado insistentemente por la paz, pidiendo que la cordura y la razón prevalecieran sobre la soberbia del poder. Del Río Bravo a la Patagonia, creyentes de nuestras congregaciones marcharon codo con codo con miles y miles que manifestaron su más vehemente oposición a la guerra y apoyaron los caminos de la diplomacia en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En esas acciones nos sostuvo la promesa de que aquellos que trabajan y se esfuerzan por la paz, serán reconocidos como hijos e hijas de Dios. (Mateo 5, 9)

Frente a la desesperación que nace de nuestra impotencia y nuestra debilidad, las iglesias y organismos del Consejo Latinoamericano de Iglesias les exhortamos a buscar en el ejemplo de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro común Señor la razón de nuestra fuerza y esperanza. Que el mismo Señor de paz nos dé siempre su paz. Y que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos y cada uno de nosotros, ahora y siempre. Amén.

Mesa Ejecutiva del Consejo Latinoamericano de Iglesias

Back : News Archives 2003 Main



Contact Us

This will not reach a local church, district or conference office. InfoServ* staff will answer your question, or direct it to someone who can provide information and/or resources.

Phone
(optional)

*InfoServ ( about ) is a ministry of United Methodist Communications located in Nashville, Tennessee, USA. 1-800-251-8140

Not receiving a reply?
Your Spam Blocker might not recognize our email address. Add InfoServ@umcom.org to your list of approved senders.